jueves, 29 de diciembre de 2011

Las perlas de Ana Botella

Botella y esposo
Que pena!! Qué lástima que la primera mujer que alcanza a gobernar la capital de España sea Ana Botella. Lo digo de corazón: es una fatalidad para la causa de las mujeres. Ella ha sembrado su camino de perlas cultivadas tan preciosas que difícilmente podrá enmendar su imagen. Ser la señora de Aznar, la verdad, es que tampoco ayuda. 
Pero quién no recuerda sus peras y manzanas. Tal vez fue esta su declaración más polémica. Corría el año 2005, antes de ayer, vamos,  y Botella se despachaba a gusto contra la ley del matrimonio homosexual que se tramitaba en ese momento en el Congreso.  Y dijo: "Las manzanas no son peras. Si se suman una manzana y una pera nunca puede dar dos manzanas".
Dijo esta tontería y se quedó tan ancha.  Pero tiene otras muchas declaraciones que han levantado olas de ira y de risa. Si me centro hoy en la fruticola es porque el asunto de las parejas homosexuales sigue dando mucho que decir en este país. Recientemente los colectivos de gais y lesbianas protestaron por la puesta a la venta  de el libro "Comprender y sanar la homosexualidad",  si, sanar, de curar a un enfermo, del psicoterapeuta estadounidense Richard Cohen, para quien la homosexualidad es un "desorden de atracción" y un "trastorno de la afectividad".
De hecho la protestas han sido tan significativas que algunas librerías lo retiraron de la venta. 
 Los homosexuales han respondido con un manifiesto que ya en su título lo dice todo : >No me cures>. Conviene escucharlo. Y sobre todo le convendría escucharlo a Ana Botella y a sus seguidores, si es que los tiene. 
Tal vez decida entrar en Chueca armada de excavadoras y levantar una tienda de Loewe sobre las ruinas . <Un hombre y una mujer es una cosa, dos hombres es otra cosa y dos mujeres es otra cosa, como supongo que un trío también será otra cosa", explicaba en un alarde de didáctica  la alcaldesa de Madrid hace pocos años. Dios nos coja confesados: seguro que a ella sí.