viernes, 16 de marzo de 2012

La capilla sixtina cumple 500 años. Vacaciones en Roma: diez imprescindibles para ver en tres días


La capilla sixtina, visitada por unos cinco millones de turistas al año, acaba de cumplir 500 años. Sus célebres frescos corren el riesgo de deteriorarse por los efectos que causa tal muchedumbre de personas. Habrá que ir a Roma antes de que la cierren. Ah! Y lleva tus prismáticos!!!







¿Quién no ha visto la película Vacaciones en Roma y no ha deseado estar allí?  Ahora es el momento de pensar en las vacaciones y me gustaría serviros de guia a los que decidais pasar unos dias en la capital italiana. El viaje es una maravilla, yo lo hice hace unos meses y lo disfrute a tope. Os dejo algunos consejos prácticos, ya que la ciudad tiene tanto que ver que puede resultar inabarcable. Si es posible completar el viaje con dos días en Napoles: perfecto! (escribiré otro post con esta segunda parte).
Diez sitios para ver en Roma en dos días y medio.
Día uno: Llegar y primer vistazo.

1Piazza Navona. Una magnífica zona para buscar hotel. Muy cerca de todo. Las fuentes son tremendas.
 2 Iglesia de Gesú.  Hay muchas iglesias en Roma todas maravillosas. Esta es la primera iglesia de los jesuitas en la ciudad y es una preciosidad. Está en la plaza de Gesú. Abierta todos los días 7-12.30 y de 16-19.45.
3 Fontana di Trevi. Mejor por la noche. Por el día hay tanta gente que casi no te dejan ver la fuente. Cuidado que es zona de encuentro de carteristas.


Día dos: Vaticano 
4 Museos Vaticanos. Requieren casi una mañana entera, pero merece la pena. Es imprescindible comprar la entrada con antelación por Internet ya que la cola es insufrible. Si tienes la entrada accedes por otra puerta en un momento. El enlace para comprarlas es:  http://biglietteriamusei.vatican.va/musei/tickets/do?action=booking. Aqui encontrarás la célebre sixtina. Si entras temprano en los museos dirige tus pasos hacia allí en primer lugar para poder disfrutarla sin muchedumbres. LLeva los prismáticos y cuida la ropa, ni shorts, ni tirantes. Ojo!
San Pedro, la Piedad,  y su cúpula. El día de los Museos Vaticanos hay que completarlo con San Pedro. Es agotador, pero se sufre con placer. Es imprescindible subir a la cúpula, hay un ascensor que previo pago nos sube una parte. Luego hay que continuar a pie y vencer la claustrofobia de la estrecha escalera. Cuando llegues arriba verás que todo el esfuerzo mereció la pena. Antes de irte de San Pedro relájate mirando La Piedad de Miguel Angel: está junto a la entrada principal.
6Castello de Sant Angelo. Por lo menos por fuera. Al salir de San Pedro te lo encuentras.
7 Campo de Fiori. Por el día es una maravilla con los carros de flores. Por la noche un buen sitio para cenar o tomar una copa. Hora de relax. Muy cerca de Piazza Navona, donde debería estar nuestro hotel. Ya no podemos más.

Día tres: Coliseo, Foro y Capitolinos.
8 Coliseo. Un truco para no aguantar cola es comprar la entrada con audioguía. Además las explicaciones merecen la pena. Es emocionante verlo. Mejor a primera hora.
9 Museos Capitolinos. Después del Coliseo caminar por los foros romanos, es todo una pura ruina pero se camina por la historia, hasta los museos capitolinos (Piazza del Campidoglio). Estos guardan maravillosas esculturas. De morirse. Mejor después del mediodía, hay menos gente.
10 Trastevere. Un barrio encantador para ir a cenar o a tomar una cervecita.  Ya nos merecemos un descanso.




Otros consejos:

Eligiendo hotel.
Los hoteles en Roma o son carisimos o son bastante cutres, nada que ver con los españoles. Así, que fíjate sobre todo en la ubicación. Que te puedas mover andando, ya que caminar por Roma es un placer... Una buena zona es Piazza Navona. Yo estuve en un hotelito que se llama Genio. Nada del otro mundo, pero muy buen situado y con terraza en la azotea para desayunar viendo los tejados romanos. Me gustó.

Traslado desde el aeropuerto
El aeropuerto de Fiumicino está a 34 kilómetros de distancia del centro. Hay un servicio de trenes cada media hora entre Fiumicino y la estación de Termini en el centro: es el Leonardo Express: Una vez se llega al aeropuerto tan sólo basta con seguir las indicaciones de "Treni" para encontrar los andenes. El trayecto cuesta 14 euros y el ticket se puede adquirir en una taquilla junto al tren o en unas máquinas automáticas junto a las taquillas muy fáciles de usar. No realiza paradas. Los niños menores de 12 años no pagan nada.
Antes de subirse al tren hay que validar el billete en unas máquinas junto a los andenes. Estas máquinas estampan una fecha y hora en el billete. Esta validación es muy importante ya que los revisores la requieren. Una vez validado el billete no te queda más que esperar en los andenes a que parta el tren a Roma.. Cuidado con los taxis ilegales que esperan a los turistas ante la estación Termini!