miércoles, 7 de diciembre de 2011

Malos tiempos para el planeta

El futuro del planeta está en nuestras manos
Salvar al planeta se está poniendo cada vez más difícil. Las buenas intenciones se van con la crisis económica y los proyectos se deciden por la rentabilidad a corto plazo. La conferencia contra el cambio climático de la ONU que se celebra estos días en Durban (Sudáfrica), se ve empañada con una mala noticia: el Senado brasileño aprobó con un abrumador apoyo una reforma de las leyes que regulan el uso de los suelos, que, según grupos ecologistas, dará un «golpe mortal» a la ya degradada Amazonía y abrirá las puertas a una mayor deforestación. Esta selva amazónica, conocida como el Pulmón del planeta, es el bosque tropical más extenso del mundo.
  También este fin de semana, la planta nuclear de Fukushima, protagonista de uno de los desastres  más importantes de la historia de Japón, sufrió un escape de grandes cantidades de agua radiactiva, parte de las cuales se derramaron en el océano Pacífico. Los océanos contienen las nueve décimas partes de los recursos de agua y más del 97% por ciento de los seres vivos del planeta.
  Definitivamente, el hombre es el elemento más tóxico sobre la tierra y su interacción con el medio es gravemente perjudicial. Esperemos que a pesar de la crisis podamos seguir conservando el planeta para las futuras generaciones.