viernes, 17 de febrero de 2012

Carnaval te quiero...


Disfraz de Urdangarín
¿Cuál te gusta más, el Carnaval de Venecia o el de Río de Janeiro? ¿Ser un espectador de un show de lujo o protagonista principal de una fiesta chabacana y callejera? Yo prefiero pasar a la acción. Debe ser mi espíritu comediante, pero ya desde niña me entusiasmaron los disfraces, las pinturas y las farsas. Vestirme de Peter Pan fue uno de mis sueños infantiles hechos realidad y ponerme el hábito de monja, una de mis rebeldías de adolescencia. Los locos años veinte, con traje de fiesta de mi madre, que no era un disfraz, me dio mi mayor éxito y la viuda del entierro de la sardina me reconcilió con la mantilla. Brujas, piratas y vaqueros han poblado mis noches carnavaleras. Comprendo que muchos no participen: es necesario un sentido del humor, un saber reírse de uno mismo, que no está al alcance de cualquiera. El que se siente ridículo disfrazado, es porque necesita la ropa, la imagen, para sentirse afianzado y seguro. Para otros todo el año es Carnaval. No os revelo de que me disfrazo este año: tal vez nos topemos en la noche y me ría un rato a vuestra costa.
Carnaval te adoro....
Este año sin duda la estrella de la fiesta será Urdangarín, el perfecto caradura con carita de ángel. Y todo su séquito, infanta incluida.... menuda comparsa!! El segundo puesto lo ocupa otro jeta: el capitan Schettino y su crucero hundido. A qué esperas... aún estas a tiempo.....