jueves, 9 de febrero de 2012

Las cosas que no nos dijimos de Marc Levy ( y mejor que no hubieramos escrito)

Lo primero que me llama la atención de esta novela, es que en el año de su publicación tuvo hasta seis ediciones, de lo que se deduce que fue una novela de éxito, por lo menos aquel año. No se si sigue vendiéndose bien, yo la leí la semana pasada y mi libro era de la sexta edición. 
Digo que me parece llamativo, porque la novela, en mi opinión, no es merecedora ni de una segunda edición, es mala, con un argumento infumable y con una calidad literaria de lo más vulgar. La “cosa” va de una segunda oportunidad en las relaciones padre-hija. 
Una historia estructurada con un “robot” de última generación, más inteligente que cualquier humano y que hace que toda la historia tenga un ambiente absurdo y poco creíble. Además, los diálogos padre-hija son muy pobres y no aportan nada. Para rematar, el “fin de fiesta” es aún más ridículo y decepcionante. 
Esto me hace pensar que tiene que haber muchos modos distintos de entender y apreciar la literatura, supongo que eso es bueno, sobretodo para este tipo de “bodrios”. En resumen, novela mala donde las haya y que no aporta nada, salvo consumo de papel, diálogos para “besugos” y pingües beneficios para el autor.
Me gustaría contrastar opiniones con otros lectores de esta novela. La próxima reseña será de una buena novela. 


Reseña remitida por Pucho Méndez