viernes, 27 de enero de 2012

Cocina de reciclaje contra el Food Waste


Los europeos tiramos la mitad de la comida que compramos cada año:.89 millones de toneladas de alimentos se van a la basura.  O lo que es lo mismo, 179 kilos por cada habitante. Es un mal planetario que hasta tiene nombre: Food Waste. Mientras tanto, 79 millones de personas dentro de la UE viven bajo el umbral de la pobreza. ¿Increíble? No, lo cierto es que si miras tu despensa y tu nevera y también miras tu conciencia, verás que es es muy realista. Aunque no toda la culpa es nuestra, según el informe dado a conocer en el Parlamento Europeo, los particulares despilfarran un 42% del total, la industria, el 39%, la distribución, el 5% y la restauración, un 14%. Una gran cadena de despropósitos que supone en sobresfuerzo económico además de una falta de etica.
Mientras unos la tiran a la basura cerca de mil millones de personas pasan hambre en el mundo. Y no son sólo en Africa.  En España, varias ONG  han alertado de que el 25% de niños sufre malnutrición agudizada por la crisis.Según la vicepresidenta de Fedaia, Conxi Martínez, esta malnutrición infantil se da en familias castigadas por el paro y con graves problemas económicos que les impiden ofrecer una dieta equilibrada a los más pequeños.  Basta darse una vuelta por lo comedores sociales de las ciudades para que las colas nos hagan aterrizar de golpe en la dura realidad. 
No sabemos consumir, pero la crisis está empezando a enseñarnos. Ya nos lo decían nuestras madres: la comida no se tira...  
¿Y qué podemos hacer? Pues comprar los productos en envases pequeños para que no se estropee lo sobrante y haya que tirarlo; prestar atención a la caducidad de los productos ante de comprar. Es muy importante saber que la fecha que figura en consumir preferentemente antes de .... no supone que después de esa fecha el producto no se pueda comer, se puede y se debe comer, solo que no estará tan sabroso, pero no hay que tirarlo!
Pero sobre todo, volver a la cocina de reciclaje de nuestras abuelas, la de aprovechar las sobras para hacer otro plato. Esta cocina de croquetas, guisos que se convierten en fondos de arroz, salsas que se combinan para hacer platos de pasta, o restos de carne que pasan a ser ingredientes principales de una ensalada, requiere tiempo e imaginación. Y ahí entra la implicación de todos los miembros de la familia. Una vez más un labor de equipo. Los jóvenes  deben saber que así también se salva el planeta.
P.D: Madridfusión acaba de cerrar sus puertas. A esta Cumbre Internacional de Cocina han asistido 5.315 personas. Es la fiesta de anual de la cocina de vanguardia con gran repercusion en medios nacionales e internacionales. Ya se que no tiene nada que ver...