miércoles, 16 de noviembre de 2011

Viviendo con el enemigo

Esta vez le tocó a Avellaneda. Sólo tenía 17 años. Su pecado capital: enamorarse de un asesino y no darse cuenta. En lo que va de año 54 mujeres han sido asesinadas. Durante este año, más de un millón y medio de mujeres han sido maltratadas alguna vez.¿Qué nos pasa? ¿Por qué no somos capaces de identificar las señales de peligro cuando vivimos con nuestro enemigo, con un asesino, con un psicópata? ¿Qué es lo que nos nubla el entendimiento? Es el miedo, la ignorancia, la dependencia... no lo sé. Y ¿qué les pasa a ellos? La lucha por la igualdad se está cobrando ya demasiadas víctimas.