martes, 29 de noviembre de 2011

¿Un Parlamento rosa?

Estamos entre las mejor representadas del mundo. El Parlamento español, el nuevo Congreso de los Diputados que iniciará su andadura el próximo13 de diciembre (santa Lucía les de luces a los que les faltan), tendrá sentadas en sus escaños a 124 mujeres (curiosamente las mismas que la pasada legislatura), lo que supone algo más de un tercio de los 350 parlamentarios. La representación femenina media en los parlamentos europeos es de un 24%, así que estamos por encima. Aun queda mucho para llegar a las cifras de Finlandia, pionera en permitir el voto femenino y que continua a la cabeza con el mayor porcentaje de ministras del planeta: 63%. Pero lo importante no son las cifras, sino las consecuencias. Allí donde las mujeres están representadas con fuerza, hay cambios: las diputadas de Macedonia (30% del parlamento) decidieron con sus voto las nuevas leyes para combatir el tráfico de seres humanos, considerar delito la violencia doméstica y garantizar la igualdad de oportunidades. En Rwanda (56%) lograron que la mujer tenga derecho a la propiedad, combatieron la dominación del hombre en el matrimonio y fomentaron la entrada de las niñas en las escuelas. A cambio, los divorcios se incrementaron (lógico, no?). ¿Qué esperamos de las diputadas españolas de cualquier signo político? Que no abandonen a la mujer en tiempos de crisis, que no se la considere un trabajador de segunda fila, que se luche por su derecho al empleo.¿Es mucho esperar?