jueves, 16 de mayo de 2013

A contrareloj

Si es de los que vive a contra reloj y a menudo tiene la sensación  de que el tiempo huye (tempus fugit que decían los clásicos) este libro puede ser su salvación. Elisa del Pino Jiménez, reputada secretaria de dirección, ha elaborado un manual en el que nos instruye sobre la mejor forma de usar el tiempo.Pero no se llame a engaño, ya en las primeras páginas avisa de que no hay formulas mágicas que consigan multiplicar los minutos y ahorrar los segundos.
Presionados por el entorno e inmersos en la actual vorágine competitiva, los trabajadores suelen confundir no perder el tiempo con trabajar más deprisa. Esto a menudo juega  en contra de nuestra salud social y mental. El resultado es el estress.
Elisa del Pino aporta en el  libro Cómo aprovechar el tiempo al máximo, las bases que nos llevaran a una buena gestión del tiempo. Para empezar es necesario identificar a los enemigos naturales, los ladrones como ella  los llama.  Teléfono, visitas, reuniones interminables serían nuestros saqueadores externos, mientras que lo internos residirían en nosotros mismos: en nuestros miedos y faltas desconocimiento que nos llevarán a una mala organización, un escasa delegación y una confusión prioridades.
Localizados los problemas, pasemos a las soluciones. Dos son los pilares fundamentales, sistematizar, planificar y establecer prioridades y minimizar en lo posible el tiempo incontrolable.Para empezar  recomienda preparar un programa antes de iniciar  la  jornada con un horario por escrito que asigne a cada tarea tiempo suficiente y a la vez mantenga la flexibilidad necesaria para poder realizar asuntos no previstos. Habrá que incluir también tiempo para pensar y para tomarse un respiro.
La planificación es el concepto clave. Consiste en decidir cómo llevar a cabo las tareas que tenemos encomendadas. Debe acompañarse de eficacia en la organización del trabajo: con bandejas de entrada y salida (tanto clásica como virtual) de información, el uso de una gran papelera que evite el cumulo de papeles y el manejo ágil de la agenda, el planning y el calendario mensual.
El libro se completa con casos prácticos y ejemplos de cómo salir adelante en situaciones apuradas.
La ansiedad, el acoso y el estress son también  abordados por la autora en el apartado que dedica a las personas.  Cada capítulo va acompañado de un pequeño test que invita al lector a autoevaluarse e identificar sus problemas reales. Un poco de autocrítica siempre viene bien.
 Creo que en las actuales condiciones laborales y empresariales serán muchos los que obtengan una puntuación lo encima de la media en el la prueba que mide el estress , lo que, según la autora,  significa  que para usted la vida es gran medida una lucha por la supervivencia. Priorice,  planifique, ejecute, tenga criterio a la hora de posponer tareas y pida ayuda si es necesario. Solo así lograra ganar la batalla al tiempo.
Publicado en La Voz de Galicia.