jueves, 5 de septiembre de 2013

Middlesex: la nueva tragedia griega

Ser hombre, ser mujer. Ser hombre y mujer a la vez. Tremenda cuestión propia de una tragedia griega la que Eugénides nos presenta en Middlesex. La voz de Calíope nos explica la situación en las primeras líneas: "Nací dos veces: fui niña primero, en un increíble día sin niebla tóxica de Detroit, en enero de 1960; y chico después, en una sala de urgencias cerca de Petoskey, Michigan, en agosto de 1974".Y ahí empieza la historia de esta singular metamorfosis. Un largo proceso que en compañía de los clásicos griegos y una familia inmigrante e inadaptada iremos recorriendo. De Esmirna a Detroit sin transición, aunque con algún tropiezo.
Una historia de mutaciones de transformaciones, en el sentido más amplio, pero también de ternura, de tradiciones, de contrastes.
Una tragedia en cuatro actos que nos lleva a plantearnos nuestra propia identidad: ¿somos lo que nos han dejado ser o lo que hemos logrado ser?
 No se si es la gran novela americana, pero yo la he disfrutado.  Calíope-Cal  formará ya  para siempre parte de mi universo, su mundo ya no me será jamás extraño. Eugenides, su prosa minuciosa y detallista, me ha ganado como devota. Repaso internet en busca de su bibliografía, también de su biografía, no puedo evitar el cotilleo...Pero no es a él al que quiero conocer si no a Cal, a su abuela Desdémona y a su hijo el volador. Son ya mi familia.