jueves, 10 de octubre de 2013

Un nobel para la voz de las mujeres. Mi vida querida: Alice Munro nos enseña a sentir

Hombres y mujeres de vidas corrientes. Situaciones cotidianas. Estas son las piezas con las Alice Munro construye su peculiar poesía en Mi vida querida. Relatos en los que palpitan corazones y  en los que siempre aguarda una sorpresa de sabor agridulce. Un sonrisa brota en nuestro labios y a veces muere para dar paso a una lágrima, a un suspiro acongojado. Los adjetivos escuetos, las imágenes en blanco y negro, la sensibilidad a flor de piel. Y esas mujeres, siempre esas mujeres, heroínas de sus vidas, venciendo a la enfermedad, a la soledad, a los abusos, al desamor, sin aspavientos, sin dramas. Heroínas estoicas. Relatos que se leen como poemas. Historias que llegan al alma y que la llenan. Literatura profunda con la que Alice Munro nos enseña a sentir. Nos descubre la importancia de un beso, de un gesto. ¿Se puede pedir más? Que siga escribiendo.
Ella es la voz de las mujeres, de la literatura de sentimientos profundos, de la poesía de las cosas sencillas. Hoy somos muchas las que nos sentimos premiadas por este merecido nobel de literatura. Su voz alimenta el alma y sus libros calientan el corazón mucho después de haberlos cerrado. Enhorabuena.!