jueves, 10 de abril de 2014

Un libro dos visiones.La trama nupcial, revisando a Jane Austen

Por Pucho Méndez.


Siguiendo la recomendación de Elena y con el buen sabor de boca que me dejó “Las vírgenes suicidas” , me aventuré en este novelón  de EUGENIDES. Una  gran novela, en la  que el autor se sumerge en un mundo tan complicado y cambiante como es la adolescencia y juventud , en la que el amor, el conocimiento y los sentimientos se entremezclan ,bullen y erupcionan  a cada instante y en el que la sinceridad se impone sobre los convencionalismos. En toda la trama tenemos un trío de personajes bien definidos y a los que acompañamos con interés y preocupación. Leonard es  un muy inteligente  maníaco depresivo con trastornos bipolares  al que   seguimos en su vida diaria y con el que aprendemos lo difícil de su existencia , sin aburrirnos conocemos en profundidad lo complicado e irresoluble de las enfermedades mentales y nos hace reflexionar sobre la suerte de no padecerlas .Mitchel   es un místico ,que busca aquí el mas allá, y que trata de volcarse en la ayuda a los demás, lo intenta con la orden de Sor Teresa de Calcuta, consiguiendo en parte sus objetivos pero como humano, sucumbiendo a la miseria , al asco, a la enfermedad y a la mierda.  Madelain es una estudiante de literatura inglesa del XIX, guapa y sexi que se vuelca con Leonard y  que conoce a Mitchel desde niños, mujer valiente y que soporta una importante  presión familiar además de sus propias dudas. Con todo esto Eugenides escribe una muy buena historia , diría que a la altura de una buena novela del XIX ,para mi lo mejor que le he leído, en la que tocamos el crudo mundo real  con nuestras manos.





Por Elena Méndez.

Amor, dolor, sentimientos. Jeffrey  Eugénides construye una trama propia de Jane Austen y luego la desbarata ante nuestros ojos. Maddy, Leonard y Mitchell forman ese triángulo de infelicidad y frustración sentimental en la que se basa la iniciación a la vida adulta. Tres universitarios con los sentimientos a flor de piel y los intelectos rigiendo sus vidas. Dos fuerzas contradictorias que les harán plantearse si lo que sienten es lo que deberían sentir, si lo que desean es lo apropiado o si deberían gobernarse por las teorías "deconstructivas" más avanzadas. Mitchell ama a Maddy, Maddy ama a Leonard y Leonard.... sufre un trastorno mental. Esta es la revisión de Austen en la que el matrimonio ya no es el punto final feliz que se alcanza o el anhelo que se escapa condenándonos a la muerte o al ostracismo. No, el matrimonio es solo una puerta más que se abre para dejar paso a nuevos problemas y que, ahora sí, también se puede cerrar si se desea. El divorcio cambia las perspectiva. Los tres personajes exponen ante nosotros sus sentimientos reales y también lo que les gustaría sentir, lo que sueñan con sentir. Ser perfectos, ser santos, ser normales.
Y luego están los padres, los amigos, los viajes....
Pero no te equivoques, esta no es una novela romántica. Es una gran novela.Si disfrutaste Midlesex, esta no te decepcionará.