jueves, 21 de mayo de 2015

Scurati cuenta lo que otros callan en el Padre infiel

Antonio Scurati habla claro y lo que cuenta no gustará a todos. El dice lo que muchos callan, escribe lo que otros como él sienten y ocultan. Su personaje Glauco Revelli en el Padre Infiel se confiesa ante nosotros: nos habla de su matrimonio, de su paternidad, de su esposa. Y no siempre son flores sus palabras. Es tan real lo que cuenta que hace daño, aunque  a veces queramos creer que exagera.«Nuestro error había sido querer ser felices. Las generaciones que nos habían precedido nunca habían sometido el matrimonio a esa clase de hipoteca», dice. Para una mujer leer a Scurati es una revelación, una venta abierta al cerebro del hombre. Sus confidencias son algo excesivas, difíciles de asimilar, pero terriblemente creíbles. ¿Mejor cerrar la ventana y vivir en la ignoracia? Es otra opción. Pero yo he leído hasta el final y me he recreado en las secuencias más amargas. Scurati habla, escribe y además con maestría literaria.  Si lees, tal vez aprendas.