lunes, 25 de agosto de 2014

Una Historia de España para Escépticos" de Juan Eslava Galan

Para entender la España actual, si ello es posible , no hay mas remedio que leer su historia ,conocer sus gentes, sus reyes, políticos ,curas y militares que nos han traído hasta aquí. Leer la propia historia no solo es bueno y aleccionador sino que también nos enseña lo poco que hemos cambiado a lo largo de los siglos. Hemos tenido reyes y políticos corruptos, vagos , faltos de rigor y que además han sembrado la envidia mucho más que las  semillas  del trabajo  justicia y rigor, con estos antecedentes tenemos lo que tenemos. Pero para mí lo peor ha sido la desfachatez permanente de hacer pagar todas las tropelías y desmanes al pobre pueblo ignorante  y paupérrimo ,ya que era este el único que pagaba impuestos ,estando la aristocracia y el clero exentos de esta obligación. Por lo que podemos ver no ha habido mucha variación ,además en los momentos clave hemos estado gobernados por inútiles  que ni nos engancharon al progreso cuando el “afrancesamiento” , ni al proceso de industrialización  ,y cuando hicimos algo positivo como la constitución de 1812, tenemos la desgracia de encontrarnos con el rey mas abyecto , mentiroso, vil e impresentable que  pudiéramos tener:  Fernando VII. Nos ha salvado de no morir en todo el proceso el valor de las individualidades , que siendo pocas y navegando contra corriente han conseguido que esto siga vivo. Destacaría a  políticos  mas o menos conocidos como Floridablanca, Olavide, Campomanes, Esquilache..etc.    que hicieron una labor profesional y discreta y supongo que por esto son desconocidos , pero ni estos consiguieron engancharnos a las ideas de Voltaire y  Rousseau  ni acometer la necesaria reforma agraria al encontrarse con la fuerte oposición del clero y latifundistas.  Conviene leer y releer nuestra historia para tratar de mejorar, ya que no cometer los errores del pasado se ve que es imposible. Esta lectura esta bien contada, se hace amena y es francamente instructiva.
 Remitido por Pucho Méndez