martes, 12 de noviembre de 2013

Operación dulce. Una novela para disfrutar.

Un muy buen McEwan ,de lo mejor que ha escrito, a un nivel igual o superior a “Expiación”, “Sábado” o “Amor Perdurable”. La protagonista , Serena, nos cuenta en primera persona su vida: “Hace casi cuarenta años me encomendaron una misión secreta del Servicio de Seguridad Británico”. Comenzando desde su infancia, hija de un obispo anglicano, y recorriendo toda su entretenida y variada experiencia vital, nos lleva hasta el final de los dieciocho meses que trabajo en el MI5. Como es previsible todo transcurre entre el amor y la mentira, La protagonista vive en un mundo lleno de contradicciones y emociones, con un montón de sorpresas y todo descrito con una magnífica literatura. Realmente lo que conocemos con esta novela son los entresijos de la “ guerra fría “ durante los años setenta y como se trataba de reclutar a jóvenes con talento para desplegar una influencia anticomunista sobre la sociedad británica. Novela divertida y amena en la que por medio de una joven inteligente y apasionada nos dejan al descubierto el manejo sicológico de las personas por parte de los servicios de inteligencia. Como regalo añadido, nos cuenta todo el proceso de generación de una novela, el trabajo y el sufrimiento hasta lograr concluir la obra. Añadiría que es una obra muy bien documentada ,con un final tan logrado como inesperado. Léela y disfruta.


Pucho Méndez