lunes, 6 de abril de 2015

Una familia infeliz

Esta historia engaña. Y ya estáis avisados. Akhil Sharma nos cuenta, con una prosa sencilla y emotiva, su historia, la del niño que abandona Delhi y todo su universo hindú para trasladarse con su familia a Nueva York. Todo un contraste. Pero no es este un relato de emigrantes inadaptados que añoran su patria y conservan sus tradiciones, ni tampoco un elogio del sueño americano hecho realidad.. Va  mucho más allá. Hay una tragedia terrible que trastoca sus vidas y convierte la infancia de Ajay en un bucle desesperanzado e infinito. Una infancia sin amigos, sin balones, sin helados...Un horror que por repetido no deja de ser una pesadilla a la que el joven, que de debate entre el deber y la vida, desafía con su inteligencia, con su valor... con el fabuloso poder transformador de la literatura. Y también con su amor por los suyos, a pesar de todo. Un libro que se lee con el corazón encogido y la mirada aterrada del que sabe, como ya nos explicó Tolstoi, que cada familia es infeliz a su manera. No hay sensibilería, solo sentimientos. Es uno de los mejores que he leído este año.